Superalimentos: qué son y cuáles incorporar a nuestra dieta

Compartir en

Es altamente probable que en el último tiempo escuchases hablar de los “superalimentos” (súper alimentos), pues los medios de comunicación han hecho eco de una tendencia de alimentación saludable a nivel mundial. Pero ¿qué son? Básicamente, son productos que gracias a su valor nutricional se convierten, desde el punto de vista de la salud, en imperdibles para nuestra dieta, debido a su alta concentración de antioxidantes, grasas saludables o vitaminas.

En otras palabras, la idea es incorporar estos alimentos a nuestra dieta diaria para obtener una serie de beneficios que ayuden a mantener a nuestro organismo funcionando correctamente.  Entran en esta nueva categoría los productos ricos en fibra, los que tienen una alta cantidad de proteínas, vitaminas y minerales. También deben contener niveles elevados de antioxidantes, y por supuesto, tener un aporte calórico bajo.

Ya que sabemos qué significa este concepto de “súper alimentos”, es necesario conocer algunos ejemplos que podrías incorporar a tus preparaciones diarias. Muchos de ellos quizás no serán una gran sorpresa, pero hay otros que de seguro pueden ser un importante aporte.

Superalimentos: qué son y cuáles incorporar a nuestra dieta

Brócoli: Este alimento eternamente vilipendiado en series y películas, es sin duda uno de los que debes consumir sí o sí. Contiene altas dosis de vitaminas A y C, además de minerales como hierro y fósforo. Es alto en fibras y aporta pocas calorías. Es antioxidante, incluso, previene aparición de células precancerosas según dictan algunos estudios.

Cacao: Mientras más cacao contenga el producto, mayores serán las dosis de antioxidantes y fibra. Ayuda al sistema cardiovascular y sistema nervioso central. Es recomendable consumir chocolate negro.

Quinoa: Últimamente ha ganado gran notoriedad debido a sus múltiples propiedades. Es muy rica en fibras de rápida digestión, ayudando al correcto tránsito intestinal. Es una de las mayores fuentes de proteínas vegetales y contiene altas cantidades de vitamina B.

Nueces: Se recomienda comer diversos tipos de frutos secos, particularmente las nueces. Son ricas en vitamina E y Omega 3. Posee fibra y una grasa saludable que aporta a prevenir enfermedades cardiovasculares. Aporta una gran cantidad de energía, así que se recomienda no abusar de consumo, esto es, entre cinco o siete al día como máximo.

Superalimentos: qué son y cuáles incorporar a nuestra dieta

Salmón: Una de sus mayores propiedades es que contiene niacina, necesaria para el procesamiento químico de las grasas, además de ayudar a disminuir el colesterol.  Es uno de los alimentos más ricos en Omega 3, además de minerales como hierro, fósforo y calcio.

Semillas de chía: Es la mayor fuente vegetal de Omega 3. Favorece el control de los niveles de colesterol y tensión arterial. Además, mejora la actividad cerebral.

Arándanos: Contiene una alta cantidad de antioxidantes que ayudan a combatir una serie de enfermedades infecciosas, por ejemplo, infecciones urinarias. Aumentan el colesterol bueno, y posee altos niveles de vitamina C.

Ajo negro: Posee una alta concentración de antioxidantes y proteínas que favorecen la formación de tejido muscular, además de fortificar las neuronas.

Superalimentos: qué son y cuáles incorporar a nuestra dieta

Té verde: Pese a que cada tipo de té posee cualidades beneficiosas, el verde destaca por contener catequina, un polifenol que incluso es más potente que las vitaminas C y E.  Reduce el colesterol, y previene el envejecimiento de la piel y caída del cabello.

Estos son sólo algunos ejemplos de alimentos con altas concentraciones de agentes beneficiosos para la salud que debes intentar incorporar a tu alimentación diaria. Pero ojo, siempre teniendo en cuenta que no se tratan de productos mágicos que mantendrán tu salud sin preocuparte de otros tópicos igual de relevantes, como el deporte y descanso diario. Debe existir un balance.

Compartir en