Los quesos italianos y cómo debemos usarlos según cada tipo de pasta

Compartir en

La producción quesera es fundamental para los italianos, pues es una parte esencial de su gastronomía y de su cultura. Se suele decir que un buen plato de pasta no está completo sin el toque adecuado de los quesos italianos, y por eso conviene conocer sus variedades para saber cómo usarlos correctamente en la cocina y sacarles el máximo partido.

Los quesos italianos y cómo debemos usarlos según cada tipo de pasta

Los quesos duros, ideales para rallar

Las variedades de quesos duros son las más populares para servir con la pasta. Lo mejor es apostar por una cuña recién cortada para rallarla en casa en el momento, ya que así conservará todo su sabor y textura. Destaca sin duda el Parmesano o Parmigiano Reggiano, un queso granuloso muy aromático con orígenes muy antiguos. Su sabor delicado nos permite rallarlo o cortarlo en escamas para acompañar todo tipo de recetas, como los Spaghetti Barilla alla carbonara.

Los quesos italianos y cómo debemos usarlos según cada tipo de pasta

Quesos blandos y fundentes

Los quesos de texturas blandas son los más adecuados para fundir y aportar así un toque cremoso a los platos de pasta. Una buena idea para sacarles el máximo partido es cortarlos o rallarlos en piezas gruesas y dejar que se comiencen a fundir con el calor, para que no pierdan del todo su textura y destaquen más en el paladar. Así, resulta excelente el Fontina, muy elástico y suave. Es estupendo para preparaciones al horno, como los Tagliatelle Barilla gratinados con achicoria roja.

Quesos frescos

La gastronomía italiana también nos ofrece excelentes quesos frescos de texturas untuosas y sabores muy equilibrados que nos permiten emplearlos también en preparaciones dulces. El más conocido en todo el mundo es la Mozzarella di Búfala, elaborado con la leche de este animal siguiendo técnicas tradicionales.

Los quesos italianos y cómo debemos usarlos según cada tipo de pasta

Al ser tan suave, se puede servir en frío en una ensalada de pasta, o se puede aprovechar para fundir y gratinar en todo tipo de recetas. Combina especialmente bien en platos ligeros con tomate, como en los Spaghetti Barilla alla caprese.

La Ricotta es otro de los quesos italianos frescos, muy agradable al paladar por su aroma delicado y textura cremosa. Al tener un sabor neutro, es ideal para dar mayor cuerpo a todo tipo de salsas, como la salsa Ricotta Barilla, o para preparar rellenos en platos variados, como los exquisitos Cannelloni Barilla con pimientos de Senise.

Fuente: directoalpaladar

Compartir en