Levadura casera para preparar esta cuarentena ¡conoce la receta!

Compartir en

No hay duda que uno de los alimentos que más consumimos es el pan casero, sin embargo siempre que lo hacemos en casa nunca queda igual. Y es que la levadura fresca de panadería es muy práctica, sin embargo uno también puede cultivar sus propios impulsores, mejor conocidos como levadura casera o masa madre.

De sabor agrio, la masa madre puede sustituir a la levadura de panadería, usando una proporción de una parte, en peso, de levadura madre por cada cuatro partes de harina.

El cultivo de la levadura se hace mezclando un ingrediente como harina o patatas hervidas con agua. A veces se añade algo de azúcar, y casi siempre es recomendable añadir un poco de levadura fresca para asegurar mejores resultados en el cultivo. También se pueden cultivar las levaduras solas, pero su comportamiento es algo impredecible.

Levadura casera para preparar esta cuarentena

Estos impulsores pueden durar indefinidamente, agregando harina y agua después de cada uso, para reponer la parte gastada. La levadura casera, la famosa masa madre se hace con harina, agua y azúcar. El proceso dura cinco días pero no hay que dedicarle mucho tiempo diario, así que a no preocuparse. Las levaduras y bacterias propias de la harina se desarrollan y conviven cómodamente. La conservación es fundamental y muy fácil de hacer.

Ingredientes, para hacer fermentar un kilo de masa.

250 gr. harina, 15 gr. levadura de panadero (ó 2 cucharaditas de levadura seca), 600 cc. de agua tibia (máximo 40º)

Elaboración.

Mezcla la levadura con el agua en un cuenco grande. Si la levadura es seca, mejor deja que repose 15 minutos en el agua tibia.

Esparce la harina sobre la mezcla de levadura y agua, y bate hasta que quede una pasta espesa. No pasa nada si quedan algunos grumos, la acción de la levadura los eliminará.

Cubre con film y deja fermentar en habitación cálida 24 horas como mínimo, y pasado este tiempo debe quedar una masa espumosa.

Levadura casera para preparar esta cuarentena

Ya puede usarse de inmediato, en la proporción recomendada, 4 partes de harina por una de fermento, para hacer el pan, pero su sabor mejorará si se deja reposar al menos 3 días más.

Se puede refrigerar hasta una semana, inhibiendo el desarrollo de la levadura, pero en este caso se deberá reactivar añadiendo más harina y agua y dejándolo reposar una noche en sitio cálido.

Si se usa a diario, como ya dijimos, se deberá realimentar añadiendo más harina y agua, reemplazando la parte usada, cubriendo con film y dejando fermentar toda la noche en sitio cálido, para su empleo al día siguiente.

Receta: directoalpaladar


Compartir en