Errores al cocinar el pescado que cometemos sin querer

Compartir en

El pescado sea blanco, azul o de agua salada o dulce, es uno de los alimentos más completos que podemos sumar a nuestra dieta. Aportan nutrientes como fósforo, vitamina A y la cuota de omega 3 que necesita nuestro organismo. Sin embargo, muchas veces cometemos errores al cocinar el pescado, maltratándolo hasta que pierde su sabor y sus beneficios. A continuación, en Club Susazón, te presentamos 5 clásicos errores que causamos al prepararlo.

Usar pescado húmedo

Primero que todo para evitar infecciones o enfermedades por una mala cocción, hay que congelar mínimo 48 horas cualquier pescado antes de consumirlo. Esto no significa que podamos cocinarlo con la cantidad de agua que irá soltando en las horas progresivas: hay que secar cada pieza con papel de cocinapara que, tras cocinarlas, no queden gomosas.

Errores al cocinar el pescado que cometemos sin querer

Quitar la piel antes de cocinar

Otro de los errores al cocinar el pescado es que no mantenemos la piel del pescado. Esto asegura que este retendrá gran parte de sus jugos, aromas y sabores, lo que influirá de forma muy positiva en el resultado final de la receta. 

Muy caliente

Las prisas no son buenas compañeras en la cocina, y menos si pretendemos preparar una buena receta de pescado. Así, da igual la forma que elijamos para hacerlo, es fundamental que el utensilio o electrodoméstico en cuestión estén muy calientes para asegurar la textura tersa de nuestra pieza.

Errores al cocinar el pescado que cometemos sin querer

La sal en crudo y muchas especias

Si bien es cierto que echar la sal nada más colocar el pescado en la sartén favorecerá que su sabor se impregne, hacerlo mucho antes de cocinarlo puede acabar con la calidad de este. Si lo hacemos, perderá más agua de la esperada y, probablemente, esté demasiado salado. Además, hay que evitar condimentar el pescado con la primera especia que aparecen en el armario, ya que, según la especie, casa mejor con una u otras.

No respetar los tiempos

Cada pescado tiene una forma óptima de cocinado (vapor, plancha, horno, rebozado) y un tiempo que conviene respetar si se busca el resultado ideal: jugoso, en su punto y con mucho sabor.

Fuente: heraldo

Compartir en