¿El hambre se asocia con sentimientos más fuertes de ira e irritabilidad?

Compartir en

En más de una ocasión hemos asociado estar irritables al sentir hambre pero ¿qué tan de cierto es esto? Buneo, un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad Anglia Ruskin de Reino Unido profundiza en cómo el hambre afecta nuestras emociones.

La investigación fue una colaboración con investigadores de la Universidad de Ciencias de la Salud Karl Landsteiner (Austria) y contaron con la participación de 64 personas adultas de Europa central, grupo que fue estudiado durante 21 días, registrando sus niveles de hambre y varias medidas de bienestar emocional. Para ello se pidió a los participantes que informaran sobre su nivel de hambre, así como los sentimientos que tenían a través de una app cinco veces al día de forma aleatoria y durante todo el periodo de la investigación, de este modo se pudo recopilar un conjunto de datos procedentes de entornos cotidianos como, por ejemplo, el lugar de trabajo o el hogar. Se tuvieron en cuenta otros factores como el sexo, la edad, el IMC (Índice de Masa Corporal), la dieta habitual y rasgos de personalidad individuales.

¿El hambre se asocia con sentimientos más fuertes de ira e irritabilidad?

Finalmente como resultado se observó que el hambre efectivamente se asocia con sentimientos más fuertes de ira e irritabilidad, además que los participantes tenían un índice más bajo de placer, apuntando los investigadores que los efectos fueron sustanciales, incluso teniendo en cuenta los factores antes mencionados. Según los datos recabados, el hambre se asoció con un 37% de la variación de la irritabilidad, un 34% de la variación de la ira y un 38% de la variación del placer.

¿El hambre se asocia con sentimientos más fuertes de ira e irritabilidad?

Finalemente, Viren Swami autor principal del estudio, comentó que muchas personas no son conscientes de que tener hambre puede influir en las emociones. También le sorprende que exista poca documentación científica sobre “tener hambre”.

Fuente: gastronomia

Compartir en