Pan de Muerto: Imprescindible en la ofrenda de «Día de muertos»

Compartir en

La panadería mexicana se caracteriza por su gran variedad, sin embargo hay un pan que atesora diversas recetas y que es imprescindible en el Día de Muertos, hablamos del «Pan de Muerto». Su versión tradicional incluye ingredientes como harina, huevo, leche, ajonjolí y azúcar y su elaboración se remonta a tiempos prehispánico.

Si bien la receta y su proceso ha ido cambiando al paso del tiempo, su sentido sigue siendo el mismo: rendir tributo a las almas que han partido de este mundo y que regresan al hogar cada año. De esta manera, el círculo del Pan de Muerto asemeja al cráneo y su decoración, a los huesos que nos conforman, además se prepara con harina de trigo, agua de azahar, raspadura de naranja, huevo y anís; después del horneado se espolvorea con azúcar o ajonjolí.

Cabe mencionar que durante todo el proceso es importante considerar la calidad de los ingredientes y respetar los tiempos de reposo, horneado y amasado ¡A continuación conoce esta receta de Pan de Muerto!

Pan de Muerto: Imprescindible en la ofrenda de "Día de muertos"

RECETA PAN DE MUERTO

Ingredientes

Preparación

  1. Horno precalentado a 180 °C.

2.  Mezcla la levadura con 1 cucharadita de azúcar y el agua tibia y espera hasta que doble su volumen. Forma una fuente con la harina previamente pasada por un colador y ¾ taza de azúcar, vierte en el centro la levadura fermentada, la Leche Evaporada, el huevo, la yema, la esencia de azahar y 2 barras de mantequilla. Mezcla todos los ingredientes hasta formar una pasta. Amásala y golpéala contra la mesa hasta que esté tersa, elástica y no se te pegue en los dedos. Colócala en un recipiente grande previamente engrasado, cubre con papel adherente y déjala reposar en un lugar tibio hasta que doble su volumen.

3. Reserva una cuarta parte de la masa para formar los huesos. Divide en 10 partes iguales y forma bolas, colócalas en charolas previamente engrasadas y enharinadas, cubre con papel adherente y déjala reposar en un lugar tibio hasta que doble su volumen. Con la masa que reservaste forma 20 tiras para los huesitos y 10 bolitas pequeñas, coloca los huesitos y las bolitas en una charola con papel encerado; refrigera.

4. Forma el pan de muerto colocando dos huesitos cruzados sobre los panes que formaste y en la parte superior coloca una bolita para simular el cráneo. Barniza con huevo y hornea a 180 °C de 20 a 30 minutos. Retira del horno, barniza con la mantequilla y espolvorea con azúcar.

Fuente: nestle

Compartir en